El triunfo del profesor

Fotografía y texto: Susana Aragón Fernández

Una rosa asoma de la bolsa de cartón, la bolsa alargada de las botellas de vino, con decoración elegante de una parra con sus racimos colgando y sus zarcillos a blanco y negro, con costado rosado. En medio, un mensaje chistoso anima a beber vino “Save water drink wine”. Y la rosa que asoma es una rosa de un rojo intenso. Parece de verdad, pero es de tela. Es una rosa preciosa que tiene hasta espinas.

Y él, en esta mañana soleada de mayo, con el olor de la primavera intensa y el sonido alegre de los pájaros, sale del instituto con esa bolsa en la mano. Con esa emoción de ese reconocimiento tan expresivo y tan inesperado. Con ese discurso adolescente, casi infantil en algún tono, con esas dedicatorias cariñosas… Él, que de niño soñaba con jugar a fútbol en primera división y recibir los aplausos y estallidos eufóricos de la gente enfervorecida de alegría al meter un golazo tras otro en esos estadios del mundo, vuelve a casa con una sensación que supera lo que entonces identificaba con el triunfo, con la gloria. “La felicidad debe ser pequeña y callada”, piensa “y de repente te sorprende con algo como lo de hoy. Con esas voces, esas sonrisas y ese cariño escrito en mayúsculas, para que se entienda bien”.

En la bolsa, la botella de vino, una cajita de bombones con forma de corazón y la rosa. Y en su carpeta de profesor, el discurso que después de pronunciado, le han regalado sus alumnos agradecidos. Este triunfo es para él, así, como es, calladamente, día a día, a veces haciendo como que juega un papel que no va con él y que aprendió de sus propios profesores “a mí los chulos me duran una semana” y las risas entre camerinos de los profesores amigos, en vez de desesperarse con según qué alumnos, inventando versos antiguos, porque la risa acompaña, hace crecer la amistad y cura los sinsabores:

cuanto hijo-puta hay suelto en esta vida

que jodernos pretende, mas en vano,

pues con ánimo firme resistimos

de ese hi de puta los crueles dardos”

Las gradas no están gritando ¡¡¡GOL!!!, pero qué importa, esto sabe casi mejor.

Si quieres puedes hacer un comentario sobre lo que acabas de leer. También puedes compartir esta entrada con tus amigos y familiares. Estás invitad@ a formar parte de este blog. Sólo tienes que darle a “seguir” y el propio blog te avisará de las novedades. También puedes leer entradas antiguas.

4 comentarios

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s