Y mientras tanto


Photo by Gianandrea Villa on Unsplash Texto: Susana Aragón Fernández

Esta temporada parece que la Tierra ha echado el freno de mano al ritmo que llevamos y ese echar el freno es un cuchillo que elimina la cáscara, los restos de hojas, incluso la piel más fina que nos recubre y nos deja al desnudo: ¡esto es lo que hay! Unas patatas recién peladas y preparadas para dar de comer a alguien.

El tiempo es más largo. Los encuentros más reducidos. Los abuelos añoran a los que se les fueron y a los que no se les fueron y están todavía, pero apenas ven, inalcanzables. Lejos los abrazos, los bailes y las caras expresivas. Sin trabajos que realizar, sin obligaciones, sin reuniones de amigos, sin reuniones familiares… la ilusión de las Navidades es un gran interrogante.

Y mientras tanto los niños lanzan sus linternas de deseos al aire. Con sus ojos brillantes sueñan con el fin del coronavirus, el fin del hambre en el mundo y la paz mundial. Y uno rubito y despistado, como en su mundo, sueña con viajar en una estrella fugaz.


Photo by Nick Owuor (astro.nic.visuals) on Unsplash

Si quieres puedes hacer un comentario sobre lo que acabas de leer. También puedes compartir esta entrada con tus amigos y familiares. Estás invitad@ a formar parte de este blog. Sólo tienes que darle a “seguir” y el propio blog te avisará de las novedades. También puedes leer entradas antiguas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s