La sal de los pequeños


Photo by Zahra Amiri on Unsplash Texto: Susana Aragón Fernández

Lágrimas atrapadas, acumuladas

lágrimas que fueron saladas y

quedaron anuladas, prisioneras ¿del?

¿orgullo? ¿excesivo dolor?

Lágrimas frustradas, charco creciente,

alberca, poza, balsa, laguna, embalse

lágrimas contenidas, dique reforzado

sal convertida en agua estancada

amargura y dolores por el cuerpo

Lágrimas acogidas, permitidas

riachuelos salados, torrentes, rápidos caudales o en calma

sal que cubre todo el cuerpo, protección de heridas

lágrimas que fluyen, suave bálsamo

arroyos que limpian las miradas

lágrimas de libertad, aceptadas, queridas

lágrimas confiadas a la Música que llegará

sal que hace la risa, brillante; y la vida, chispa

sal de los niños y de los viejos,

sal de lo insignificante

Hoy, como ayer, cae resbalando la sal de los pequeños

Dichosos los que lloran…

Si quieres puedes hacer un comentario sobre lo que acabas de leer. También puedes compartir esta entrada con tus amigos y familiares. Estás invitad@ a formar parte de este blog. Sólo tienes que darle a “seguir” y el propio blog te avisará de las novedades. También puedes leer entradas antiguas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s