Ni una nube bajo el sol

eric-ward-341172

Photo by Eric Ward on Unsplash

Texto: Susana Aragón Fernández

Aunque su cuerpo ya es más grande que tu propio cuerpo, su corazón sigue siendo tierno y necesita de ti:

A veces para remolonear en la cama y volver a ser el niño que quiere quedarse durmiendo en vez de ir al colegio y al que sigues la corriente “¡qué a gusto nos quedaríamos todos durmiendo, sin ir al colegio ni al trabajo, hala, hoy nos quedamos!”, sabiendo los dos que en un minuto estáis en marcha, siguiendo las rutinas habituales.

A veces para marcar su territorio, separándolo del tuyo: para ponerte en tu sitio, apartándote de él, incluso con malas formas, guardando silencio y reservándose muchas cosas de su vida que antes compartía contigo. Esto, aún sin proponérselo, es una invitación a retomar tu vida, la vida que quedó un tanto aparcada cuando te volcaste en criarlo.

A veces para aprovechar la total confianza para sacar, en forma de mal genio, las frustraciones, las impotencias y la incertidumbre que le pesan. Sabes que no queda otra opción que mantener la paciencia con ese dicho de que “Donde hay confianza…”

A veces para recoger su miedo en la noche: el mundo se le presenta como “conquistable”, un campo abierto que le invita a descubrir y al que se lanza a veces a pecho abierto y otras veces le resulta incomprensible y cruel y le encoje haciéndole ir agachado y temeroso como si caminara por un campo de minas.

A veces para abrazar el dolor que le ha despertado, abrazarlo en silencio, apreciando ese momento, sabiendo que quedan pocos de esos abrazos y que tienen la magia de ayudar a recuperar la paz y el sueño.

Cuando, por la mañana, tras esa noche de dolor, él aparece por la cocina mientras preparas almuerzos y desayunos y escuchas “eres buena, mamá”, ya nada de lo que pase en ese día va a apagar tu alegría, la felicidad de vivir. Ningún rencor, ningún sinsabor de otras cosas no tan gustosas que también te ha llegado a decir en algún momento de tensión, ningún disgusto en tu trabajo, ningún desprecio sentido… ninguna nube podrá nublar ese día el sol.

antonio-lainez-347987

Foto: Antonio Lainez

Si te ha gustado lo que has visto o leído en esta entrada, si te ha animado a reflexionar sobre algo, si te ha recordado algo de tu vida, si te ha provocado una emoción… o simplemente te ha entretenido, puedes darle a “me gusta” o puedes escribir un comentario que hace mucha ilusión recibir. También puedes invitar a tus amigos, a tus amigas, a tus familiares… a seguir este blog si crees que les puede gustar. ¡Muchas gracias por estar ahí!

 

 

3 comentarios

  1. ¡Qué buena eres, Susana! Sabes recoger cada matiz, cada palabra que no se dice, cada momento importante… Cada línea de este post me ha llegado al fondo del corazón. Hoy empezamos sin nubes bajo el sol. Un abrazo fuerte!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s