¡Un mar lleno de preguntas!

Foto de Susan (9) - copia

Fotografía: Cristina Aragón Fernández

Texto: Susana Aragón Fernández

A los pocos días del inicio del curso escolar hay una parada: las fiestas de la vendimia. Son las fiestas de la localidad. Y de vuelta quedan las mochilas, los cuadernos y los lápices descansando en casa. Ahora que ya casi no queda gente, aprovecháis para pasar unos días en la playa. El agua ya está más bien fresca y los turistas descansan al lado del mar con sus camisetas y sus pantalones puestos. Siempre hay algún valiente que se mete en el agua, pero esto ya no es lo que ha sido en pleno verano. Ahora hay más juegos de palas o de petanca,  menos bañistas, más paseos, menos personas… más silencio.

Esta tarde vas paseando con tu hija preadolescente y tu hijo que acaba de cumplir los 8 años. Paseáis sin un plan concreto y en un momento os detenéis en una barandilla para contemplar el mar. El sol ya va cayendo y es el momento de la magia en que sus rayos convierten el agua en plata. Así, asomados, permanecéis un rato mirando en silencio. La amplitud del horizonte os hace soñar y la imaginación de cada uno vuela al tiempo que respiráis el perfume del salitre del mar que llena por completo vuestros pulmones.

Sin saber cuánto tiempo habéis pasado en silencio hipnotizados ante el mar y el ancho horizonte, el chiquito os sorprende exclamando: ¡un mar lleno de preguntas!… ¡UN MAR LLENO DE PREGUNTAS!… Os miráis entre vosotras atónitas, preguntándoos con vuestras miradas si será realmente él el que ha hablado.

Y en ese mismo instante pides un deseo, que es una oración, una instancia a la vida: ¡Ojalá que no se pierda la poesía de su mirada a través de los años! ¡Ojalá que la prisa no la mate, ni los afanes de arrebatar a la vida su belleza! ¡Ojalá que el deseo de conquista, de posesión no la aplaste! ¡Ojalá que sus mañanas transcurran con calma! ¡Ojalá que le dejemos tiempo para esa forma de mirar, de sorprenderse, de captar la belleza! ¡Ojalá que no se contagie de nuestros errores y de frases como “no me da la vida” y de nuestro “horror vacui”! ¡Ojalá que en sus días haya tiempo para el silencio, para el aburrimiento, para el juego sin planes y sin directores!  ¡Ojalá que la eficacia, la economía y el mero sentido práctico no sean sus Reyes Magos! ¡Ojalá la tecnología no le atrape ni amordace su alma! ¡Ojalá lo que te importe sea vivir! ¡Ojala que cada año pueda contemplar….un mar lleno de preguntas!

 

Si te ha gustado lo que has visto, leído o escuchado en esta entrada, si te ha animado a reflexionar sobre algo, si te ha recordado algo de tu vida, si te ha provocado una emoción… o simplemente te ha entretenido, puedes darle a “me gusta” o puedes escribir un comentario que hace mucha ilusión recibir. También puedes invitar a tus amigos, a tus amigas, a tus familiares… a seguir este blog si crees que les puede gustar. ¡Muchas gracias por estar ahí!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s