La fuerza y la belleza de las cicatrices

kintsugi

 

Si te ha gustado lo que has visto o leído en esta entrada, si te ha animado a reflexionar sobre algo, si te ha recordado algo de tu vida, si te ha provocado una emoción… o simplemente te ha entretenido, puedes darle a “me gusta” o puedes escribir un comentario que hace mucha ilusión recibir. También puedes invitar a tus amigos, a tus amigas, a tus familiares… a seguir este blog si crees que les puede gustar. ¡Muchas gracias por estar ahí!

 

4 comentarios

  1. Lo leí en un momento muy especial de mi vida, a los 65 años me operé de hiperhidrosis palmar lo que sufrí mucho todos esos años, vuelvo a empezar soy más feliz q antes deseo q esto sea para otras personas lo q me resultó a mí un renacer

    Me gusta

  2. Precioso… y muy cierto. Nos esforzamos por borrar arrugas y cicatrices, olvidando que son los auténticos “galones” de capitán en nuestras vidas… Aprendamos a repararlas con oro!! Gracias por compartir, Susana

    Me gusta

    • ¡Gracias por tu comentario, Arantza! Es curioso lo que encierran las heridas: dolor, reparación, cuidados, dedicación, aprendizaje, fuerza… En el recipiente de las grietas de oro, se ve claro que la parte más dura, más resistente es precisamente la del oro, la cicatriz. Un abrazo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s